Comiendo finta

Cuando era un adolescente en el liceo y solo estaba pendiente de beber anís con frigurt y de no raspar ni psicología ni matemáticas tenia muchos compañeros de clase a quienes le gustaba el básquet y particularmente recuerdo que cuando jugábamos una partidita antes de la clase de Educación Física los más aventajados en éste deporte en particular hacían jugadas de amague para confundir a los contrarios.




Al que caía se le decía “veeeeeeeeee que bolasssssss, comiste finta” con el posterior chalequeo.


Ahora en pleno 2008 tenemos los venezolanos alguien que es aventajado (al menos eso cree) y trata de que comamos finta con sus acciones y sus discursos.


En primer término, saca una vez mas lo del golpe de estado y el “me quieren matar” que tantas veces hemos escuchado en casi diez años. Por supuesto, el culpable de todo esto es el Imperio y sus lacayos (ah perdón, ha descubierto la palabra pitiyanqui).


Segundo, expulsa al embajador de EEUU del país por solidaridad con Evo Morales porque somos soberanos e independientes.


Tercero, convertirnos en el Valet Parking de las flotas rusas creando tensión en el caribe tomando en cuenta que la IV Flota estadounidense anda también por esta agua.


Además, hay que agregarle el paquetazo de última hora con la reforma de contrabando.


Usted me preguntará ¿todo esto no es para tomarlo enserio y salir a la calle?, lamento contrariarlo pero no, quédese en su casa tomándose su curdita como siempre lo ha hecho si no quiere que se burlen de usted como lo hacían mis compañeros basquetbolistas del liceo por comer finta.


Él necesita distraerlo, desconcentrarlo, que mire a otro lado, que no le preste atención a la avalancha que le viene encima en los próximos días, a saber, las elecciones del 23 de noviembre y el juicio en Miami por el caso del maletín. Acostúmbrese a que el Yo Supremo hará cualquier tonteria por llamar la atención como los niños chiquitos.


Mucho más preocupante es para él perder al menos 10 o 12 gobernaciones y más de la mitad de las alcaldías en Venezuela, le molesta como piedra en el zapato el desencanto de miles de personas por su proceso de cambios y le pasa un friíto en la espalda cada vez que se descubre un poco mas de la red de influencias que tiene por toda la América Latina por medio de maletines llenos de billetes perfilandose como el mayor escándalo de corrupción jamas visto en el país poniendo al caso de la partida secreta de CAP como una pendejadita.


Así que si este fin de semana tiene pensado irse a la playa, hagalo; si va a hacer una parrillita con los panas echele bolas, si tenia pensado llamar al culito que tanto le gusta ¿Qué hace aquí?


Sea ganador y no coma finta!!!

2 comentarios:

CHJ dijo...

Que t puedo decir César...así somos! No me excluyo, pues siento que a veces no hago lo suficiente, pero me siento peor por los que no hacen nada absolutamente.

Un abrazo ;)

Joise!! dijo...

Estas sintonizado con Sophienita... espero que este año sean menos las gobernaciones y alcaldias chavistas pero primero debemos todos salir a votar para poder sacar a ese ·$%@ de nuestras vidas!!!