El tras camaras de un comercial de TV (o como Venezuela me verá hasta en la sopa) Parte II

La noche previa al día de la filmación no resistí la tentación de ir a mi taguara de confianza a ver con los amigos el juego Argentina - México de la semifinal de la Copa América. Esta gracia me pegó mucho a la hora de levantarme a las 4 y media de la mañana para ir a la locación del comercial.

Como vivo muy alejado del Valle Arriba Athletic Club (VAAC) y que no sabia con exactitud dónde quedaba me tuve que parar a esa hora -en caso de que me perdiese y no gastara tiempo en buscar el dichoso club- entre el frio de la madrugada, lo frio del agua de la ducha, mentadas de madre, tropiezos con los muebles de la casa por el sueño y un ligero ratón de la jornada anterior.

Tomé el Metro hasta Chacaíto y luego una camioneta hasta el Hospital San Juan de Dios, que me dijeron que quedaba cerca del Club, esa mañana mi compañera fue la lluvia -no hay nada más horrible que te llueva en la mañana y que andes a pie- y luego de preguntar, caminar y mojarme como un pendejo llegue al VAAC.

Tras recuperar el aliento pregunto a la recepcionista:

(Voz jadeante) -Buenos días, vengo a la filmación de un comercial.

-Ah si, señor. Suba a la garita de mas arriba que allí tienen una lista de acceso.

-Gracias

Subo a la garita que quedaba como en el medio del estacionamiento y todo esto con el palo de agua acompañándome como perro fiel.

-Buenos días -le digo al guachimán

-Un momento señor, ya lo atiendo.

-Si no te has dado cuenta, esta lloviendo aquí afuera, ma*****vo -fue lo primero que me provoco decirle.

-Dígame señor, me dice el vigilante.

Le explico que vengo al comercial y le doy mi nombre para que chequee en la lista.

-Lo siento señor, no aparece en lista.

La primera reacción fue reírme porque pensé que estaba en el sketch del Inspector Rodríguez de "Qué locura", lo que faltaba era que me dijera "Abusadorsiiiiiiiiiito". Después me provocó llorar, quizá por la lluvia o quizá porque después de haberme levantado hipertemprano, haberme mojado y caminado como judío errante resulto que no estaba en una piazo 'e lista.

Supongo que el guachimán al ver mi cara quiso consolarme diciendo: "No ha llegado nadie aun, cuando llegue alguien de la producción le digo que usted esta aquí".

Me devuelvo a la recepción y me siento en la entrada del gimnasio.

(A todas estas había llegado media hora antes de lo pautado)

Sentado viendo a la gente llegar concluyo que ni de vaina sacrifico 2 horas de sueño por ir al gimnasio, prefiero dormir mis horas completas y trato de hacer ejercicio de otra manera, por ejemplo, usar menos carro y caminar mas. De hecho -sigo divagando haciendo tiempo para que solucionen lo de la lista- los que llegan aquí deberían venirse desde sus casas caminando, seria una buena manera de calentar los músculos.

Por un momento mi cabeza sufrió una tormenta de dudas al ver que no llegaba nadie del comercial: ¿será que no es aquí? ¿Habrá otro club en Valle Arriba? ¿Me estarán esperando? ¿Pero si es en otro lado por qué no me han llamado?. Todas las dudas se disiparon al ver que empezó a llegar otros talentos que había visto en la prueba de vestuario, no podía ser que nos peláramos varios en cuanto a la locación.

Pero ¡Oh sorpresa! tampoco aparecían en la lista muchos de ellos. Empiezan las llamadas de desespero y consuelo "ya voy para allá" "tranquilos que allá resolvemos". Mientras tanto empezamos a conocernos los "varados" y a echarnos los cuentos, las cosas típicas: qué haces, a qué te dedicas, etc etc.

Como a las 7 y cuarto llega producción: unas conversaciones con el guachimán y listo, todos adentro. Luego de anotar nuestros nombres subimos a la terraza donde habrá la filmación. Es como un bar dentro del club, con tremenda vista del sureste de la ciudad, un área donde esta propiamente la barra y otra al aire libre con mesitas y sillas súper lounge.

Con todo esto, tuvimos que esperar como una hora mas por la lluvia antes de grabar, mientras, llega el desayuno, todos a comer y yo a pesar que previsiblemente había comido antes de salir de mi casa igual le zampé a unos cachitos de la era jurasica (por lo gigantes que eran, no por lo viejo). Craso error, al comerme el cachito mi estómago suplicaba ¡basta!, no seas muerto de hambre.

Al fin escampó y todo el equipo empezó a trabajar: los técnicos a montar las cámaras, los escenógrafos, producción, maquillaje, vestuario. Había que aprovechar que estaba haciendo un buen sol porque no sabíamos si volvería a llover.

Todo listo, a grabar...

(Continuará)

3 comentarios:

Giu and Linis dijo...

Muy bueno, ya espero la próxima parte.

Por otrA parte, recreando las cosas, cuando leí lo que no estabas en lista de inmediato pensé en lo mismo ¡que locura! incluso antes de que lo comentaras.

Saludos

$oph!3n!t@ dijo...

Hola!!! Por lo menos a ti te pagaron, en donde trabajo necesitaban personas para las fotografías de un articulo y solo me pidieron el favor... y que? ni un cachito de la era de futurama me dieron... jajaja asi que no te quejes! Luego estare pendiente de tu lanzamiento como estrella publicitaria.
FIN

$oph!3n!t@ dijo...

Cesar, y la continuación? me quedé con la curiosidad y sintonizando canales nacionales aver si te veía.
Un abrazo